viernes, 21 de agosto de 2015

Cataluña - 27 de Septiembre *Posibilidad UNA (II)

Han pasado dos semanas de las elecciones al parlamento de la región española de Cataluña. Lo único veraz es que se ha conseguido una mayor inestabilidad política y económica en la región, una división social en aumento y unos ciudadanos a la espera de un gobierno que no llega.

Las negociaciones para la formulación de gobierno autonómico en Cataluña están  al rojo. La escisión anunciada de la lista unitaria al no conseguir su principal objetivo deja la institución sin horizonte seguro para su formación. El grupo de izquierda de la lista ha iniciado contactos con “Sí se puede” y  el PSC y en breve días conoceremos un acuerdo.

La treintena de los diputados de la lista que abandona a Mas en la deriva soberanista intentan hacer naufragar todo lo cosechado y apuestan por relanzar el plan soberanista dese la izquierda. Frenan las ansias de independencia por las ansias de poder. Todo apunta a que los 30 diputados, sumados a los 16 de la formación morada y a los 14 de los socialistas catalanes bastarán para hacerse con el poder de la autonomía.

Pero no todo está garantizado para ese frente de izquierdas. Algunos diputados del PSC apuestan por un frente común con C´s y Unió por lo que es posible que nos volvamos a encontrar con otro despiece más del PSOE. La estrategia de gobernar o formar parte de gobiernos de éste último partido para evitar la imagen de fracaso le sigue llevando a un descontento cada vez mayor con su propio electorado.

Por ahora sólo se conoce la intención de un gobierno del segundo partido en número de diputados en Cataluña: evitar cualquier pacto o negociación que pueda dañar su imagen de cara a las generales. Como ocurriera en Andalucía la formación naranja evita mostrar sus cartas y no dar su imagen de fuerza de pro izquierdas para no perder parte del electorado de centro que tanto ansía. Sea como sea, serán los que puedan dar paso a la formación de un gobierno no nacionalista.

Lo único que por ahora sí podemos afirmar es que Mas y su invención histórica del nacionalismo quedan relegados, los más radicales defensores de un nacionalismo que les dejaría fuera de Europa son los que se ponen en la primera línea de ese proceso abocado al fracaso, que el PSOE del actual candidato a la Moncloa sigue perdiendo apoyo y perdiendo fuerza (enmascarando sus derrotas en convertirse en partido bisagra o gobernando perdiendo elecciones). E PP resiste el envite, en gran parte por la gestión de la crisis al crecimiento y por los mensajes renovados de los últimos meses. Y que Unió queda en una situación de capacidad negociadora que no esperaba nadie.

En resumen, el desgobierno actual no tendrá solución hasta las elecciones generales, no sea que a C´s se le vea más sus intenciones de pactos de cara a las generales o al PSOE se le caigan los anillos por ponerse de acuerdo con un frente no nacionalista donde pudiera estar el Partido que sustenta la recuperación económica, social y de empleo de la nación.


Ya van por la segunda semana los rumores y las noticias enfrentadas que están llevando del descontento a la frustración a una ciudadanía rota y desunida por un proceso que desde el inicio nació muerto y que lo único que por ahora ha conseguido es empobrecer el tejido industrial y empresarial de Cataluña, enfrentar a los vecinos de la Comunidad Autónoma entre sí y entre otras Comunidad Autónomas y a un adelanto electoral que ha deja la institución del Parlamento Autonómico Catalán dividido y a un Gobierno Autonómico sin renovación a la vista.

No hay comentarios: