miércoles, 26 de marzo de 2014

Presidente Suárez, con usted "la concordia fue posible"

Esta noche mis pensamientos están junto a los familiares del Duque de Suárez, Presidente y Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. A ellos mi respeto y mis oraciones en la memoria de Adolfo Suárez.
He releído muchas opiniones y muchos de los discursos que hoy cogen un sentido mayor y con una fuerza que en pocas ocasiones un conjunto de palabras puedaran dar.
En los momentos de bajeza don Adolfo Suárez supo anteponer los intereses generales a los personales y muestra de ello fue su renuncia a la jefatura del Gobierno. Entre las cuerdas por las traiciones de un partido que se desmontaba por intereses personalistas y una oposición cruel y despiadada capitaneada por el socialismo, por actos fatídicos de terroristas a diario, con un ejército que no aceptaba el juego democrático y un bunker franquista que le consideraban traidor. Con todo fue capaz de ponerse delante del pueblo y asumir su propia responsabilidad al dejar el poder. De ese discurso de 29 de enero  de 1981 me quedo con varios apartados que comparto con vosotros.
"No es una decisión fácil.  Pero hay encrucijadaa tanto en nuestra propia vida personal como en la historia de los pueblos en las que uno debe preguntarse, serena y objetivamente, si presta un mayor servicio a la colectividad permaneciendo en au puesto o renunciado a él".
(...)
"He sufrido un importante desgaste durante mis caso cinco años de presidente. Ninguna otra persona, a lo largo de los últimos ciento cincuenta años, ha permanecido tanto tiempo gobernando democráticamente en España.  Mi desgaste peraonal ha permitido articular un sistema de libertades, un nuevo modela de convivencia social y un nuevo modelo de Estado. Creo, por lo tanto, que ha merecido la pena. Pero como frecuentemente ocurre en la Historia, la continuidad de una obra exige un cambio de personas y yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez mas, un paréntesis en la historia de España. "
(...)
"La crítica pública y profunda de los actos de Gobierno es una necesidad, por no decir una obligación, en un sistema democrático de Gobierno basado en la opinión pública. Pero el ataque irracionalmente sistemático, la permanente des calificación de las personas y de cualquier tipo de solución con que se trata de enfocar los problemas del país, no son un arma legítima, porque, precisamente, pueden desorientar a la opinión pública en que se apoya el propio sistema democrático de convivencia".
(...)
"Se puede prescindir de una persona en concreto, pero no podemos prescindir del esfuerzo que todos juntos hemos de hacer para construir una España de todos y para todos".
(...)
"Deseo para España, y para todos y cada uno de ustedes y de sus familiares, un futuro de paz y bienestar.  Esta ha sido la única justificación de mi gestión política y va a seguir siendo la razón fundamental de mi vida".
No hay duda de su grandeza como político, como persona y, ahora ya, como un mito y ejemplo para el pueblo democrático.
Hoy España dio santo sepelio a un político, a un padre y abuelo, a un prohombre de España, a un hombre de Estado. Os invito a que todos veamos su obra, que intentemos imbuirnos de su talante y su talla, que todos los que estamos en política por vocación o al menos todos los que nos consideremos demócratas a ver el reflejo de su POLITICA en los hechos del día a día.
Con él la "concordia fue posible" en momentos muy duros y esperemos que con su memoria la concordia sea siempre un hecho en nuestro país.
Buenas noches a todos y hasta mañana.

martes, 25 de marzo de 2014

Enseñará con sus discursos a todos los políticos siempre

El Duque de Suárez, ex presidente y premio Príncipe de Asturias de la Concordia nos dejo durante su trayectoria muchos discursos.  Muchos de ellos han sido olvidados y otros sencillamente recordados sólo en ciertos momentos. Os dejo aquí algunas frases del discurso que dio al ser galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 1996.

"La lucha política, la controversia, el debate, el disentimiento, el conflicto no constituyen una patología social. No son acontecimientos negativos.  Al contrario, a mi juicio, reflejan la vitalidad de una sociedad."

(...)

"En la transición nos propusimos todos los españoles la reconciliación definitiva. Y quisimos acabar con el mito de las dos Españas, siempre excluyentes y permanentemente enfrentadas.  Pensamos que España o es obra común de todos los españoles, de todos los pueblos que la forman y de todos los ciudadanos que la integran, o simplemente no es España".

(...)

"Creo qud la piedra angular sobre la que, en nuestra transición, se asentó la democracia, consistió, precisamente, en la implantación política y vital de la concordia civil. Y eso debíamos conseguirlo desde el pluralismo que, realmente, se daba entre nosotros.  Desde la tolerancia y desde la libertad".

(...)

"Hemos demostrado nuesyra aptitud para la convivencia en libertad. Hoy debemos consolidar nuestra voluntad de concordia. Hemos conseguido, desde ella, nuestra integración en la Unión Europea y en los más importantes foros internacionales.  Hoy España está abierta al mundo y el mundo valora los esfuerzos realizados desde la transición".

No me cabe duda que el Presidente Duque de Suárez tenía toda la razón en este discurso que invito a todos, políticos o no, a conocer. No me cabe duda que los que tenemos una vocación de lo público le debemos esa posibilidad a Don Adolfo. No me cabe duda que en sus discursos estan las soluciones a muchos problemas políticos e idéntitaríos de España.  Nn me cabe duda alguna que sigue enseñando y mostrando el camino de la libertad, la tolerancia y la concordia todavía.

Hoy los que siempre hemos admirado al Duque don Adolfo Suárez González nos sentimos más en deuda con él si cabe. Hemos esperado demasiado en reconocer su labor en este país que gracias a él, a S.M.El Rey D. Juan Carlos I de Borbón, a General Gutiérrez Mellado, a Fernández Miranda y tantos prohombres de Estado está en libertad y dentro de unas instituciones democratizadas. Que gracias a ellos el poder volvió a residir en el pueblo.

Cierro el día, y al igual que lo decía con anterioridad, lo cierro agradeciendo la labor del presidente, el hombre y el político D. Adolfo Suárez.  Que Dios lo guarde en su Gloria por siempre.

lunes, 24 de marzo de 2014

En recuerdo y agradecimiento del expresidente Duque de Suárez, D. Aldolfo Suárez González


En pocas ocasiones repito en las redes alguna imagen, pero hoy es necesario. Hoy la España democrática lloramos al que, junto con S.M.El Rey D. Juan Carlos I de Borbón, hizo posible la libertad de un país oprimido por una dictadura. No podemos caer en el olvido con la figura política más grande de las últimas décadas porque eso sería injusto para quien tanto debemos agradecer.

Sin duda, aquellos que hemos estudiado la figura del tan alta talla como la del Duque de Suárez hoy nos encontramos huérfanos. Su impronta en la historia es casi imposible de resumir y su labor por la sociedad frente a su persona un ejemplo digno de seguir.

Sus frases, sus gestos y sus hechos quedan para la historia y su humanidad en el recuerdo de todos los españoles de bien. Don Adolfo Suárez nos deja el mayor legado de paz y democracia conocido por nuestra nación y eso es gracias a que renunció a dividir y se empeño en unir a todos los ciudadanos del reino. Atroz fue el desenlace político con las traiciones y una oposición despiadada pero al final la historia, con demasiada tardanza, le hace justicia. 

Don Adolfo, mil gracias porque sin tu dedicación y trabajo no habría sido posible que mi generación naciera en libertad y en democracia. El cielo y la historia guardan en oro un lugar para ti y tu memoria. Descanse en paz presidente.