miércoles, 15 de mayo de 2013

Hablando de la libertad y su defensa

Ya no cabe duda alguna, siguen mostrando paso a paso, acto a acto y declaración a declaración que Bildu-Amaiur están contaminados por el terror de ETA. La última prueba la hemos visto hoy.


La defensa de la libertad en un Estado democrático de Derecho marca claramente la supremacía de la ley, y en este sentido la Ley Orgánica de Partidos Políticos  (LOPP) es una herramienta que debe ser usada, respetada y acatada por todos los partidos políticos y más en estos momentos que se amenaza la libertad y la victoria de las víctimas que tanto han sufrido en todos estos años.

Hace unos años estábamos celebrando todos los demócratas la ilegalización de partidos pro-etarras, la salida de las instituciones de quienes en muchas ocasiones ponían las dianas a los asesinos. Conseguimos entre todos sacar el terror de las administraciones y así, en unión de demócratas, levantamos una gran bandera de victoria. La primera batalla ya estaba ganada, pero desde hace pocos años hemos retrocedido a niveles preocupantes y aterradores.

Esta mañana han sido necesario más de 200 agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad, en este caso ertzainas, para la detención de una colaboradora de ETA pero miembros de Bildu han estado haciendo resistencia y apoyando a ésta persona.  De tal manera, que frente a estar con quienes han sufrido la pérdida de familiares, han sido atacados y han sido atacados en muchas ocasiones con extrema violencia han decidido estar, estas personas que dicen pertenecer a un grupo político democrático, con quien apoyó y defendió la “muerte” como herramienta política.

Creo que ya esta bien. Ya está bien de aguantar que individuos que no respetan las leyes pero las usan a su antojo sólo cuando les beneficie estén en las instituciones. Ya basta de tanto miedo a defender con fuerza la aplicación de la ley sin tapujos. Es innecesario ver cómo estas personas copan los titulares por burlas al Estado de Derecho. Ojala, y así lo espero, estas personas sean portada en los principales periódicos con un solo titular: ILEGALIZADOS.

La LOPP en su artículo 9.1 marca con suma claridad que  “Los partidos políticos ejercerán libremente sus actividades. Deberán respetar en las mismas los valores constitucionales, expresados en los principios democráticos y en los derechos humanos. Desarrollarán las funciones que constitucionalmente se les atribuyen de forma democrática y con pleno respeto al pluralismo”, y si bien ese artículo no da lugar a dudas, alguien podría decirme si evitar la detención fijada por la Audiencia Nacional no contraviene lo expresado en ese artículo. Por lo poco que sé de derecho, la supremacía de la ley y el acatamiento de las sentencias, incluida las detenciones, son valores constitucionales.

De todos modos, aunque este asunto podría darnos mucho y mucho de qué hablar y por opinar, creo que lo mejor que se puede hacer es publicar el artículo 9 integro de la LOPP para que cada uno se exprese y se vea, que lo que es ley es de obligado cumplimiento. Si alguien me pregunta diré alto y claro que es necesario por limpieza democrática enviar a éste partido al banquillo y que los tribunales acaben ilegalizándolo.

Por la libertad, con la libertad. Por las víctimas y con las víctimas siempre.


Artículo 9 LOPP Actividad
1. Los partidos políticos ejercerán libremente sus actividades. Deberán respetar en las mismas los valores constitucionales, expresados en los principios democráticos y en los derechos humanos. Desarrollarán las funciones que constitucionalmente se les atribuyen de forma democrática y con pleno respeto al pluralismo.

2. Un partido político será declarado ilegal cuando su actividad vulnere los principios democráticos, particularmente cuando con la misma persiga deteriorar o destruir el régimen de libertades o imposibilitar o eliminar el sistema democrático, mediante alguna de las siguientes conductas, realizadas de forma reiterada y grave:

a) Vulnerar sistemáticamente las libertades y derechos fundamentales, promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas, o la exclusión o persecución de personas por razón de su ideología, religión o creencias, nacionalidad, raza, sexo u orientación sexual.
b) Fomentar, propiciar o legitimar la violencia como método para la consecución de objetivos políticos o para hacer desaparecer las condiciones precisas para el ejercicio de la democracia, del pluralismo y de las libertades políticas.
c) Complementar y apoyar políticamente la acción de organizaciones terroristas para la consecución de sus fines de subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública, tratando de someter a un clima de terror a los poderes públicos, a determinadas personas o grupos de la sociedad o a la población en general, o contribuir a multiplicar los efectos de la violencia terrorista y del miedo y la intimidación generada por la misma.

3. Se entenderá que en un partido político concurren las circunstancias del apartado anterior cuando se produzca la repetición o acumulación de alguna de las conductas siguientes:

a) Dar apoyo político expreso o tácito al terrorismo, legitimando las acciones terroristas para la consecución de fines políticos al margen de los cauces pacíficos y democráticos, o exculpando y minimizando su significado y la violación de derechos fundamentales que comporta.
b) Acompañar la acción de la violencia con programas y actuaciones que fomentan una cultura de enfrentamiento y confrontación civil ligada a la actividad de los terroristas, o que persiguen intimidar, hacer desistir, neutralizar o aislar socialmente a quienes se oponen a la misma, haciéndoles vivir cotidianamente en un ambiente de coacción, miedo, exclusión o privación básica de las libertades y, en particular, de la libertad para opinar y para participar libre y democráticamente en los asuntos públicos.
c) Incluir regularmente en sus órganos directivos o en sus listas electorales personas condenadas por delitos de terrorismo que no hayan rechazado públicamente los fines y los medios terroristas, o mantener un amplio número de sus afiliados doble militancia en organizaciones o entidades vinculadas a un grupo terrorista o violento, salvo que hayan adoptado medidas disciplinarias contra éstos conducentes a su expulsión.
d) Utilizar como instrumentos de la actividad del partido, conjuntamente con los propios o en sustitución de los mismos, símbolos, mensajes o elementos que representen o se identifiquen con el terrorismo o la violencia y con las conductas asociadas al mismo.
e) Ceder, en favor de los terroristas o de quienes colaboran con ellos, los derechos y prerrogativas que el ordenamiento, y concretamente la legislación electoral, conceden a los partidos políticos.
f) Colaborar habitualmente con entidades o grupos que actúan de forma sistemática de acuerdo con una organización terrorista o violenta, o que amparan o apoyan al terrorismo o a los terroristas.
g) Apoyar desde las instituciones en las que se gobierna, con medidas administrativas, económicas o de cualquier otro orden, a las entidades mencionadas en el párrafo anterior.
h) Promover, dar cobertura o participar en actividades que tengan por objeto recompensar, homenajear o distinguir las acciones terroristas o violentas o a quienes las cometen o colaboran con las mismas.
i) Dar cobertura a las acciones de desorden, intimidación o coacción social vinculadas al terrorismo o la violencia.

No hay comentarios: