jueves, 24 de mayo de 2012

Principio de Igualdad


Inicio Ponencia Principio de Igualdad en nuestra Constitución



Muy buenas a todos, en primer lugar permitirme dar las gracias a todos las personas y organismos que han hecho posible que hoy esté yo aquí con vosotros.

Hoy, hablaremos de los derechos y también deberes que nuestra Carta Magna, la Constitución Española recoge. Y de uno de sus principios más importantes, el principio de igualdad. Nuestra Constitución de 1978 ya en su artículo 1.1., en el Título Preliminar, marca “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.Por lo tanto ya no es sólo un derecho del ciudadano, sino que la igualdad es un valor superior del todo el Estado y que vincula a todas las normas políticas, a todas las leyes, a todas las administraciones pero y sobre todo a todos los ciudadanos.

Pero seguimos, y en el artículo 9.2. del mismo Título (Titulo Preliminar) dicta “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivos; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Es decir, que la Constitución obliga a nuestros políticos, a nuestras administraciones e instituciones hacer lo posible a través de acciones, propuestas, modificaciones legales y así cuantos mecanismos y medidas estimen oportunas para conseguir la igualdad de todos los ciudadanos. Ya por un lado tenemos que la igualdad es un principio de nuestro Estado, y por otro que la igualdad debe ser conseguida y guardada por todos nuestros poderes y gobernantes.

Seguimos. La Constitución Español de diciembre de 1978 dice también en su artículo 10, del Título I, De los Derechos y Deberes Fundamentales “La dignidad de las personas, los derechos inviolables que le son inherente, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamentos del orden político y la paz social”, y en su segundo epígrafe, artículo 10.2, “Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”, por lo tanto, ya no sólo rige nuestra Constitución, sino que también la Declaración Universal de Derechos Humanos (10 de Diciembre de 1948, ratificado en España el 10 de Octubre de 1979); el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (19 de Diciembre de 1966, ratificado en España el 30 de abril de 1977), entre otros… Otro de los artículos más importantes en materia de igualdad dentro de nuestro ordenamiento jurídico es el artículo 14, “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” con éste artículo se protege a todos los españoles a que no seamos discriminados por ninguna razón y que todos y cada uno de los españoles seremos iguales ante las normas y las leyes que rigen nuestro Estado, nuestras Comunidades Autónomas, nuestros Municipios…